Jugar a disfrazarse es una oportunidad divertida para que los niños practiquen ponerse y quitarse la ropa, lo cual implica habilidades de motricidad gruesa (como equilibrio y coordinación) y habilidades de motricidad fina (movimientos de los dedos, manos y muñecas).

Busca en tu armario ropa y accesorios que se puedan usar para transformar a tu pequeño en un personaje, al disfrazarse tu niño puedes relatarle historias para que use su imaginación al crear sus propios escenarios de juegos.


¿Quieres compartir con otras educadoras alguna actividad que te funciona especialmente bien en tu aula? Mándanos un mensaje a info@mia.plus y lo subiremos encantados a este blog!