La motricidad fina es la coordinación de músculos, huesos y nervios para producir movimientos pequeños y precisos. Un ejemplo de control de la motricidad fina es recoger un pequeño elemento con el dedo índice y el pulgar.

¿Cómo se desarrolla la motricidad fina en el niño?

Hasta que el bebé no se descubre las manos y comienza a interactuar con ellas, dándose cuenta, por tanto, de que puede manipular el entorno, no aparece la motricidad fina. Esto sucede alrededor del cuarto mes, aproximadamente, cuando el reflejo de prensión palmar ha desaparecido.

Pon en marcha esta actividad con tus peques para ayudarles a desarrollarla.

Juegos con pinzas

Materiales:

Pinzas para ropa de colores

Bolas de pompón suaves

Cuencos para distribuir las bolas por colores

La dinámica consiste en que el/la peque en recoja todos los elementos del mismo color con la pinza.

Es una manera de irse familiarizando con los colores y es un entretenido modo de trabajar su destreza manual.


¿Quieres compartir con otras educadoras alguna actividad que te funciona especialmente bien en tu aula? Mándanos un mensaje a info@mia.plus y lo subiremos encantados a este blog!