La provocación, es una propuesta de actividad abierta que invita al niño y a la niña a explorar, descubrir y actuar sobre los objetos de ese ambiente creado por el docente.

Las provocaciones permiten que los niños potencien su creatividad por el hecho de ser una actividad libre donde han de ser ellos quienes decidan en todo momento qué hacer y cómo hacerlo. De esta manera se da la oportunidad de la expresión libre en el alumno.

Pintura y Estampación

Materiales:

Plástico de burbujas

Cinta adhesiva

Pinturas lavables para no dañar la ropa

Bandejas o platos de platico

Rodillos pequeños

Papel

Proceso:

Rodea el tronco de un árbol, (si vas a realizar esta actividad al aire libre, sino puedes usa una silla, o una mesa patas arriba), con el papel de burbujas, coloca la cinta adhesiva para evitar que se despegue mientras los niños pintan con el rodillo. Luego en varias bandejas vierte las pinturas y coloca los rodillos, indícales a los niños que pueden comenzar a pintar la parte del plástico que mas les guste, (recuerda ponerle las normas básicas de no salpicar a los demás compañeros), cuando hayan acabado, diles que vayan por un trozo de papel y que lo peguen fuerte al lugar que han pintado para imprimir su obra en el papel, puedes colgarlos en una pizarra de corchos para esperar que se sequen o puedes colgarlo en una cuerda con ganchos.

Imagen tomada de: artbarblog

¿Quieres compartir con otras educadoras alguna actividad que te funciona especialmente bien en tu aula? Mándanos un mensaje a info@mia.plus y lo subiremos encantados a este blog!